Sponser

Murió D10S

Autor
PUBLISHED: diciembre 7, 2020

El día llegó. Muchas veces fue tema de charla entre periodistas: ¿qué pasaría cuando Diego muera? ¿Cómo seria  contar esa noticia? Y un miércoles de noviembre pasó.

Desde la producción  vino el «se murió Maradona, rajá para la casa de Diego». En viaje hasta Tigre  rebobiné lo feliz que fuimos  viéndolo  desparramar defensores o clavándola en un ángulo… me pasaban como una película el gol a los ingleses, los de Boca, el pase a Burruchaga para el gol del mundial en Méjico. Lo veía con la de Boca dejando a Fillol manoteando el aire,  y con la celeste y blanca en el 94 hasta que llegó el doping…No podía creerlo.

Tuve poquísimos cara a cara con Diego. El primero no lo olvidaré jamás. Año 1991, recién arrancaba mi carrera en Radio Del Plata, cuando la cobertura me llevó al barrio de Caballito para un procedimiento policial en la calle Franklin.

El lugar empezó a llenarse de policías y periodista. Habían detenido a Maradona con drogas   esa tarde fue mi primera vez cara a cara con Diego.  La noticia fue una bomba y difícil de llevar esa tarde para mí, inexperto  y conmocionado porque  el ídolo estaba ahí.

Esa fue mi primera vez con Diego. El con la  mirada perdida y esposado, yo  impactado queriendo elegir las  palabras justas  para  describir ese momento…. No pude

Pasó el tiempo. Diego  fue mostrando que había vivido 100 vidas en una. El cuerpo empezó a pasarle factura a aquel jugador brillante del 86. Tengo la sensación que detrás de aquel tipo difícil con los médicos, había alguien que no quiso cuidarse. ¿Haberlo endiosado lo habrá confundido? ¿Diego se  creyó inmortal?

 

 

Mientras yo lo ponía por encima de Messi en mis debates con Bruno y Mateo, que crecieron viendo al 10 del Barsa,  a los maradonianos  nos quedan los videos de su arte para ver quién fue mejor…

No tengo  dudas, Diego fue D10S adentro de  una cancha. Solo allí.  Fue todopoderoso, capaz de todo con la pelota, omnipresente en el futbol. A los de Boca, a los de la Selección, en buen estado físico, lesionado  o fuera de forma siempre brilló.

 

Eso sí, una vez q se fue al vestuario y el  partido terminó, el D10S deportivo ya no existía, desaparecía, el hechizo se rompía y  Maradona era un ser humano como todos, con miserias, con malas  tentaciones, con errores. Se volvía uno más de nosotros…

 

Me quedan tantas alegrías por  sus goles, sus proezas, sus frases, sus anécdotas, al fin de cuentas D10S siempre está

 

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *