Sponser

CAMPO DEL HORROR

Autor
UPDATED: septiembre 4, 2019

 

Entre árboles y algún hilo de agua vi un cementerio a cielo abierto. Es un cementerio de animales, de caballos…

Es inmenso el lugar. Son unas 400 hectáreas.  Lo primero que me surge es que está acá nomás, cerca de todos nosotros, en Ezeiza ¿Cómo nadie lo vio?

Veo un potrillito derrumbado, parece que está descansando pero no….No puede levantarse. No tiene fuerzas. No le dan de comer hace mucho. Apenas se mueve, abre los ojos de vez en cuando y te mira sin ver.  Los veterinarios dicen que hace semanas que no se mueve. No puede. Está muy débil y si no se actúa rápido va a morir.  No muy lejos del que no se puede levantar hay otro caballito marrón con una mancha blanca en el hocico. Se nota que es más livianito porque lo pueden mover y le pasan una lona blanca por debajo y lo levantan entre cuatro. El animal no se queja, también está muy débil. No hay resistencia Alguien me dice que los caballos también se hacen entender. Tal vez por eso se deja llevar manso hacia la salvación.

En la orilla del riacho  hay un caballo blanco muerto, tiene  medio cuerpo  semi sumergido, No se le ven las patas ni la panza. Hay olor fuerte. -Lleva varios días muerto,- dice un policía.

El campo que está detrás del Country La Providencia está sembrado de cadáveres de caballos. Cuentan 25.  Es una matanza increíble, espantosa  hecha por gente que desprecia la vida.

Afuera las ONG  bautizan el lugar como el campo del horror, y no se equivocan…

Manadas se mueven inquietas de acá para allá. Huelen comida. Es alfalfa, Están llegando fardos para alimentarlos.

Hasta ser descubierto el CAMPO DEL HORROR servía de acopio de animales, se sospecha que muchos robados. Si resistían la falta de comida y de cuidados, iban derechito, al matadero en algún frigorífico.

El hallazgo es macabro. Si existe el infierno quienes hicieron esto, tienen el viaje asegurado hacia allí

Viendo lo que pasaba en el CAMPO DEL HORROR  me hace pensar  que el peor enemigo del hombre es siempre el hombre.

Demostramos una vez más que el ser humano puede ser el ser vivo más cruel y sanguinario.

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *