Sponser

DESTINO

Autor
UPDATED: septiembre 4, 2019

Claudia está sentada  en la banquina de la ruta 157. Hay gritos, quejidos, gente que corre. A pocos metros, un micro de doble techo volcado  recostado sobre su lado derecho y caído en un barranco. Son las 10 am, Claudia está bien, tiene algunos golpes pero no para de mirar cómo quedó el colectivo, sabe que su esposo está ahí…

Estoy en La Madrid, pequeño pueblo tucumano a 100 km de la capital. Acá terminó el viaje de jubilados mendocinos que iban a Termas de Río Hondo. Faltaban 40 km para llegar cuando la niebla,  un cruce sin señalización y una curva peligrosa resultaron un combo fatal… los equipos de rescate hacen lo que pueden. Llegan unas 30 ambulancias, se encuentran con un panorama espeluznante. Trece personas no sobrevivieron al accidente. Están muertos dentro del colectivo, algunos despedazados.
Claudia habla esperanzada de que su marido esté bien.  Dice que minutos antes subió al primer piso para charlar con una amiga. Él quedo abajo en su asiento. Ocupaban los asientos 29 y 30

El chófer no conocía el camino,  tomó la ruta provincial  308 que lo sacaba a la 157. El cruce de las dos es una invitación a tener un accidente. A matarse…Miro y no encuentro un cartel que avise que viene un cruce de rutas y mucho menos uno que  prevenga que lo que viene es una curva cerrada.  De noche es oscuridad total. Faltan hasta los elementales ojos de gato que ayudarían y mucho…

Pasan esos primero minutos de shock pero los  enfermeros no paran de subir heridos y muertos a las ambulancias. Claudia mira cada camilla sin acercarse demasiado buscando identificar a su Ariel pero no lo logra. Mira a los bomberos colgados del colectivo que se ve muy dañado. Pregunta y alguien le dice que hay gente atrapada en la parte de abajo, justo donde ella viajaba con su marido, trata de  calcular cuánto tiempo antes subió, para charlar con su amiga.  Piensa en el momento que decidieron hacer el viaje, en las ganas de visitar las Termas, en lo último que se dijeron…piensa…

Claudia empieza a esperar lo peor. Una médica y una psicóloga la rodean, hablan poco y ella escucha. No hay diálogo. Claudia estalla en llantos. Se toma la cara, grita el nombre de su marido. A esa hora de la tarde es una de las trece  personas que murieron en el acto. Después, otros dos jubilados mueren en el hospital.

Busco la definición de destino:
sucesión inevitable de acontecimientos de la que ninguna persona puede escapar.

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *