Sponser

RECOMIENDO. Un periodista que pide disculpas

Crónicas de Darío
UPDATED: diciembre 27, 2016

EL MUNDO

Sociedad

Disculpas y gracias

Papeles para Nadia

  • PEDRO SIMÓN
  • Madrid

Conocí a Fernando, a Marga y a Nadia en Madrid hace casi cinco años. Ellos vinieron a explicarme la gravedad de la enfermedad de su hija, traían mucho miedo en el cuerpo y una carpeta llena de documentos aclaratorios que en su día miré. Hubo un momento en que Fernando me dijo la edad de la niña. Ya no hubo manera de pasar de aquella cría: Nadia tiene la misma edad que mi hijo.

Yo decidí contar su historia al igual que -antes o después- lo hicieron todas las televisiones nacionales, la inmensa mayoría de los periódicos -incluidos los que ahora cuestionan la totalidad del relato-, las webs de información general y hasta varios medios de titularidad extranjera, entre ellos la BBC.

Después de aquello mantuvimos el contacto. Cada vez que Fernando venía a Madrid procuraba verme. Me contaba noticias de Nadia. Hace un mes me pidió que le volviera a ayudar: había novedades y nos las quería contar a un grupo de gente. Al publicista Jorge Martínez (que dinamizó la historia en redes sociales), a compañeros de otros medios, a mí mismo… Esta vez viajé a Fígols i Alinyà (Lleida) y pasé un día con ellos. Hasta dormimos en su casa. Una casa donde sólo se transpira una obsesión un tanto tétrica: tratar de salvar a la hija.

Nada de lo anteriormente escrito es excusa. Un periodista debe mantener cierta distancia, no bajar la guardia, verificar todo. Esta vez no lo hice: este periodista cometió varios errores importantes en la información del sábado. Di por bueno (iba a escribir dimos por bueno para refugiarme detrás de un plural retórico) varios datos que me contó Fernando y que -a diferencia de otros aspectos- no corroboré como debía: el nombre de un supuesto doctor americano, determinados viajes al extranjero y el verdadero grado de la enfermedad de la niña, que es real.

Yo no sé qué locuras sería capaz de hacer por tratar de salvar a mi hijo. Las que haya hecho Fernando -exageración o utilización de los medios- sólo las conoce él.

Mis padres me enseñaron dos cosas que hay que decir: gracias y perdón. Yo quiero darle las gracias a mi periódico por dejarme publicar estas líneas. Y también pedirle perdón a los lectores de EL MUNDO y a los compañeros por un error impropio de alguien que lleva ejerciendo la profesión 25 años.

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *