Sponser

Vergüenza ajena

Crónicas de Darío
PUBLISHED: mayo 29, 2017

La reaparición mediática de CFK me dio  vergüenza ajena. No sus parrafadas interminables ni sus ideas, todo esperable. Si el rol de los que hicieron  de periodistas que  fue lamentable .
Por deformación profesional además de escuchar lo que dice el reporteado le presto mucha atención a como hacen su trabajo los que preguntan. Hasta dónde aprietan el acelerador de las preguntas, qué temas son los que se tocan, cómo repreguntan. Para un periodista supongo que no es raro mirar y evaluar, cada uno con su mirada, lo que hace un colega.
Cristina habló más de una hora y media y durante ese tiempo no hubo preguntas.
Para que se entienda: lo que hubo fueron, en términos futbolísticos, devoluciones de paredes. Los periodistas actuaron como  ese jugador que le da la pelota al delantero para que meta los goles.
Todo fue así. Y lo que parecía iba a ser una entrevista, fue un papelón, una puesta en escena política, lamentable para los que se dicen Periodistas.
Cristina manejó todo, corrigió, los retó  aunque ninguno de ellos  osó molestarla, apenas si buscaban un título. NI ESO
No solo no preguntaron, mucho menos buscaron tocar los temas que complican a la ex presidenta: corrupción; asociación ilícita, Lázaro Báez, los bolsos de López, De Vido,los millones de dólares que su hija tenía en una cuenta bancaria,  sus impresionante crecimiento patrimonial, el 29% de pobreza que dejó su gobierno…
Cuántos temas para hacer preguntas sin embargo no hubo nada. NADA DE NADA…

Por ejemplo se le pidió que hablara sobre la tristeza de la población. Cristina no había pedido tanto…
Fue un ejemplo más del tipo de “periodismo” que le gusta al kirchnerismo. Los pocos reportajes que dio en sus años de gestión fueron cualquier cosa menos entrevistas, donde las preguntas  eran caricias para no molestar…
Cristina ya no gobierna, su desprecio hacia los medios que no puede controlar es archiconocido.
Por todo esto, hablo de VERGUENZA ajena…Solo espero que nada de eso vuelva a repetirse. Digo, que podamos preguntar libremente, sin controles, que cambiemos de verdad en esto.
El tiempo lo dirá…

El periodismo amigo es una enfermedad para la profesión y más tarde o más temprano termina en rechazo de la gente. Y a los medios que lo practican los arruina.

Sobran ejemplos en estos años.

 

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *