Sponser

Chau luz barata…

Crónicas de Darío
PUBLISHED: febrero 2, 2016

luz1luz3

Por estos días me da vueltas una sensación que creo muchos de ustedes deben compartir. Tiene que ver con el tarifazo.

Sin temor a equivocarme éste debe ser el aumento más brutal de los últimos tiempos de un servicio público. Sin embargo la reacción de la gente ha sido, como decirlo, ¿de resignación? ¿De aceptación de lo inevitable? ¿De coincidencia?

Acá me quiero detener. Estaremos aceptando este aumentazo como algo que debía pasar. ¿Si?

Ya se anunció el nuevo cuadro tarifario para los que vivimos en Capital y el conurbano. Y la cosa viene bien saladita. En marzo vamos a recibir la factura de #edenor o #edesur con valores que pueden llegar a ser hasta un 700% más alto que lo pagamos en enero. Tiemblo de solo pensarlo…

Escuchando a los expertos me detuve en esto:” los porcentajes son altísimos pero el valor tal vez no lo sea tanto”…Es decir si pagamos $90 por mes de luz ¿podemos saltar a…$300? Y si, el porcentaje mete más miedo que el valor en si…
¿Por qué será que me parece el tarifazo más “bienvenido” de la historia?. Tal vez tiene mucho que ver con el desastre del servicio. ¿A quién de los que leen no se les cortó la luz en estos años? Hemos puteados. Nos hemos recontra cagado de calor mal. Se nos pudrió comida. Se nos quemó algún artefacto. Salimos a protestar. Se cortaron calles, avenidas. Se escrachó a las sucursales de las empresas. Todo porque no teníamos luz…

Hago memoria de mis coberturas de los “sin luz”. En el conurbano en las fiestas o en Recoleta o Villa Crespo, en el verano. La luz se cortaba para todos. Pero a la hora de pagar la factura, eran migajas.
Muchas veces escuché de los voceros de las compañías que estaban quebrados, o que apenas podían pagar los sueldos. Lo otro ya se sabe. El gobierno Kirchenerista nos regalaba la luz, las empresas no podían aumentar la tarifa, los cables no se cambiaban mientras el consumo crecía y crecía. Y la oscuridad nos visitaba cada vez más seguido.
Al final nosotros éramos una isla porque en Uruguay, Brasil, chile los servicios son caros. Carísimos. Mientras por acá un buen desayuno salía más que un mes de luz. INCREIBLE.

Así que todos intuíamos que con Cristina o Mauricio en algún momento se iba a terminar lo que se daba… Y será doloroso.
El fin de la luz barata (regalada) ha llegado.

Mientras duró y la tuvimos fue lindo

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *