Sponser

Recuerdos del día en que explotó la Argentina

Crónicas de Darío
UPDATED: diciembre 22, 2015

 

Esta profesión me puso en lugares increíbles, otros muy importantes y en muchos muy pero muy peligrosos. Tal vez esos días de #diciembre de 2001 fueron los peores ,lejos, para el país.

Voy a contar lo que vi el 19 y 20 de diciembre.

Primero fueron los #saqueos.Habían llegado a la redacción llamados de que estaban sucediendo en el conurbano. Con el camarógrafo Eriko Smith llegamos hasta la vieja Gaona en el oeste. Lo primero que recuerdo es ver persianas de negocios retorcidas, y un desfile de gente. Eran hormigas nerviosas que en fila india entraban y salían. Robaban. Tengo grabadas varias imágenes de aquellos 2 días. Los saqueadores llegaban en auto, estacionaban, abrían el baúl y cargaban. 1,2, 3 veces. Las que fueran necesarias…
Hacía mucho calor, solo había que recorrer Gaona para encontrarnos con saqueos a cada paso. Llegamos hasta un súper chino, el escenario era el mismo, lo estaban vaciando…Entre la hilera de “ladrones” que iban y venían llevándose todo ,un hombre lloraba y gritaba entre lagrimas. Me impactó. Era el dueño. Le puse el micrófono aunque no hablaba español. Su imagen fue triste  como también la del que salió de ese súper llevándose una góndola del negocio. Sí, una góndola!!! era chica y con las 2 manos podía perfectamente, estaba llena de cosas, hoy no recuerdo de qué. Me sorprendió tanto esa escena que lo encaré -¿para qué se lleva la góndola?  La pregunta y el silencio de la respuesta fue todo un símbolo de aquel primer día del infierno

saqueos      chicno

El 20 de Diciembre de 2001 me encontró en  la #PlazadeMayo. Eran las 11 hs. y todo transcurría muy tranquilo. Demasiado. No pasaba nada, más allá del movimiento normal para un día laborable. Me acompañaba  el camarógrafo Adrian Pomito. Ese mediodía no sospechábamos lo que iba a venir….
El gobierno de #FernandoDelaRua tambaleaba y por los saqueos no tuvieron mejor idea que decretar estado de sitio. No podía haber reuniones ni manifestaciones.
Aún hoy no sé cómo pero de golpe la plaza empezó a cargarse de gente… y de policías.
Fui testigo de todo lo que pasó ahí. La Policía montada entró en acción para dispersar. Y fue la chispa que encendió un polvorín…
Iban contra la gente con los caballos, tiraban gas lacrimógeno y balas de goma. La represion para alejarlos  enardeció a la gente. No fue al revés…
En Diagonal Norte ,a metros  de Rivadavia había un obrador, ese lugar fue como un depósito de donde los manifestantes sacaban piedras para tirar. Era cientos que iban hacia la Catedral y lanzaban contra la policía. A eso le seguía la  respuesta de la Montada que avanzaba contra los que tiraban piedras. con gases. Fueron varias horas de violencia generalizada.Con Pomito grabábamos de muy cerca y los gases se nos hacían insoportables. Habíamos encontrado una buena posición en la puerta del bar de Florida y Diagonal. Alguien de adentro  acercó un balde con agua y rodajas de limones. Esa ayuda fue fundamental para soportar el momento. Mojaba el pañuelo y me lo pasaba por la cara. El limón era para pasarlo por alrededor de los ojos. Así vencía el efecto horrible del gas. Fue ese día que aprendí que NO había que frotarse los ojos sino mojar la cara para sacar los restos de gas. Si te limpiabas los ojos venia un ardor terrible que te dejaba ciego por un rato..                                                                                                                   .io

El centro era tierra de nadie ya para la tarde. Me fui moviendo recorriéndolo, mientras cambiaba mi camarógrafo. Con Javier Kurbart íbamos a ser testigos de otro momento, clave,  de ese día tan triste. Desde el Canal nos llegó el pedido para que cambiáramos de posición y nos acercáramos a la Casa Rosada por la Av. Alem… Algo iba a pasar. De la Rúa ya no era Presidente, había renunciado.
Nos apostamos en el cantero central de Alem a 100 metros de la Rosada y esperamos.
Estábamos cansadísimos. Habían sido 4/5 horas intensísimas en el que el país había explotado. Y hacía mucho calor…
Mirábamos hacia la Casa de Gobierno esperando el final. Javier tenía la cámara en el hombro cuando sucedió: el helicóptero levantando vuelo, llevándose a un ya  ex presidente.

Esas  imágenes tambien dieron la vuelta al mundo y quedaron grabadas en mí…

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *