Sponser

Me tocó a mi…

Crónicas de Darío
UPDATED: diciembre 29, 2014

 

 

 

“¿Hola mamá? ¿Me escuchas?”. El teléfono de casa sonó a las 6.15 del viernes. Todos dormíamos, incluso mis dos hijos. La voz parecía la de un pibe angustiado, casi llorando…la voz ni esperó que dijera “hola”

Lo que siguió después fue una larga película de miedo en mi cabeza…¿qué hubiéramos hecho si alguno de los dos estuviera afuera de casa?

Confieso que como Periodista en el Noticiero cuento noticias policiales todo el tiempo. Algunas salvajes, horribles, tristes. Creí que estaba curtido, suponía que tenía el cuero duro y que nada me puede asustar o conmover….Error.

En segundos, entredormido imaginé mis reacciones si no estaban los chicos. Me corrió  frío por la espalda.

Los secuestros virtuales tal vez sean los delitos más leves en nuestra castigada sociedad abrumada por la inseguridad. Tienen mucho de viveza y juegan con la desesperación y la confusión del que atiende el teléfono. Hace poco en Rosario una mujer terminó entregando más de 30.000 dólares para que “liberen” a su hija que dormía tranquila en su casa. Pobre!

Como todos sabemos, lamentablemente las estadísticas oficiales sobre inseguridad brillan por su ausencia. En estos casos porque no constituye un delito contemplado por el código penal y porque muchos que los sufren no hacen la denuncia. Sin embargo expertos dicen que habría unos 200 casos por semana, solo en el ámbito de la capital.

Así estamos los argentinos, acostumbrándonos, sobreviviendo a la inseguridad como podemos. ¿Se terminará esto algún día? Falta poco más de un año para que cambie el gobierno. Este siempre ninguneó la inseguridad, durante años hablaron de “sensación”, en estos últimos tiempos parecieron cambiar el discurso…Demasiado tarde.

En mi caso fueron segundos, no los dejé seguir con su maniobra. Insulté y corte. Y no volvieron a llamar.

 

 

Recommended For You

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *